Publicidad y lujo a mogollón. Segundo día – 3a y última parte.

27 09 2007

Para finalizar el día paseé por Ginza, el barrio con las calles más anchas que he visto en mi vida y con más cafeterias por manzana que en cualquier parte del mundo. Es una zona plagada de publicidad y plasmas gigantes donde los anuncios son constantes, luces por aquí, luces por allí… Sus calles son muy comerciales y en ellas se pueden encontrar las marcas más “prestigiosas” del mercado. Joyería, tejido y tecnologia se dan la mano en tiendas con unas fachadas diseñadas des de un punto de vista “kitsch” pasando por la reducción al minimalismo.

Anuncio JayroSonyJoyeria Tazaki

Esquina3 GinzaTiffanyEsquina Ginza

Coches caros son los que circulan por sus avenidas y al caminar uno siente una sensación de limpieza por todas partes, todo parece ser nuevo, como si de algún modo el aroma artificial a riqueza que flota en el ambiente te hiciera olvidar la realidad más quotidiana.
En Ginza a parte de ropa y joyas existen establecimientos dedicados exclusivamente a la repostería como el chocolate o librerías e incluso alguna tienda de juegos “tradicionales” (como por ejemplo el Go).
Lo curioso de sus múltiples tiendas es que si se dedican a vender un producto como por ejemplo el chocolate, lo harán de un modo tan concreto, cuidado y único que no parecerá que vendan chocolate. Me explico:

En este caso en concreto, la tienda de chocolate lucirá un diseño exterior minimalista, parecerá que venden joyas y no un comestible. Sus empleados/as vestirán un uniforme muy cuidado y estudiado y la presentación de los productos será exclusiva según el tipo de chocolate que elijas. El papel con el que se envuelva el chocolate estará totalmente pensado ya sea en tanto al color o la textura. La bolsa donde pondrán tu compra sería de un modo distinto si hubieras escogido otro tipo de chocolate, etcétera. Lo que quiero decir con esto es que son extremadamente cuidadosos en los detalles hacia el cliente y eso es una cosa que consciente o inconscientemente casi todos apreciamos ya que crean a tu alrrededor una atmósfera de “exclusividad” hacia ti. Saben vender y lo hacen muy bien.

Peatones GinzaEsquina2 Ginza





Me quedo con los robots. Segundo día – 2a Parte.

22 09 2007

El Museo de la Ciéncia de Tokyo es un edificio compuesto por cinco plantas donde cada una de las cuales se compone de diversas salas sobre ilusiones ópticas, mecanicismos varios, simuladores de conducción, astronáutica, elementos de la naturaleza, robots y muchos más. El Museo se situa cerca del palacio imperial, también en Chiyoda, al lado del museo Kogeikan (Museo de Artes y Oficios), su fachada es de un color grisaceo tirando hacia blanco la cual esta llena de “pequeñas ventanitas” correspondientes a estrellas de 6 puntas. Es bastante barato, si no recuerdo mal me costo unos 600Y visitarlo.

Al ser martes no había mucha gente y eso le daba un aire un poco…abandonado, al parecer por lo que pude observar en cada planta tienen un laboratorio donde a ciertas horas del día o de la semana realizan actividades para los más pequeños, y resalto lo de pequeños porqué en mi opinión creo que es un museo bastante orientado a los niños. Aunque cualquiera de nosotros puede visitarlo y disfrutar sin ningúna duda, hay bastantes zonas un poco más “amenas” donde un adulto no creo que quepa 🙂

museocienciatokyomuseocienciatokyo2museocienciatokyo3

A pesar de ello tiene zonas muy interesantes y por mi parte me quedaria con la 4a planta, donde diversos prototipos de robots reinan los escaparates. Me encantan los robots desde que era pequeño y ver esas fantásticas máquinas me emocionaron, pero me impresionó más el robot recepcionista que tienen expuesto. Un robot con aspecto femenino que contesta a tus preguntas o comentarios (por mi parte le hable en japonés, no probe el inglés) coherentemente. Ahora mismo estoy recordando una noticia que leí en el periódico hace unos meses, sobre la implantación de robots en ciertas paradas de metro de Tokyo para ayudar a sus usuarios en tanto a la compra de tickets y orientación a través de las múltiples salidas que tienen algunas paradas de metro. Si no recuerdo mal la noticia decia que entre el año 2009 y 2010 se llevaria a cabo su implantación. Estoy ansioso por verlo puede ser fascinante.

robottmsukrobotnecrobotalsorobotprometrobothrprobotfemenina

En la misma sala de los robots habia una zona de videojuegos educativos de los cuales el que más gracia me hizo fue uno que consistia en mezclar elementos químicos a través de una pantalla táctil uniendo sus moléculas. Aprender así da gusto 😉





Piedra y flora. Segundo día – 1a Parte.

20 09 2007

Esa día me levanté un poco más despejado, eran las 7 de la mañana y me fui a la ducha. Al salir me vestí y desayuné como un campeón un desayuno occidental: unas tostadas, unas salsichas, un huevo y un poco de arroz, porqué a pesar de que me gusta mucho el pescado crudo, por la mañana no me apetecia la verdad.
Me acabé el bol de arroz y salí disparado con mi mochila, en ese momento me di cuenta de que empezaba la aventura. Hacia el palacio imperial en Chiyoda! Palacio imperial?..Imperial? Hombre, imperial si es, bonito? También. Como mínimo por fuera ya que no pudé entrar porqué estaba cerrado. Los alrededores están muy bien cuidados, un foso lleno de agua rodea los jardínes imperiales y en él diversa fauna como tortugas, aves y carpas campan a sus anchas ajenos al ajetreo del Tokyo más cosmopolita. Como mínimo era curioso y por fortuna había una gran explanada donde se podía apreciar una vista bastante bonita de la ciudad.

palacioimperialpuentepalacioimperialalrededores

Más tarde al rodear el palacio fuí al templo sintoista Yasukuni-jinja, flanqueado por unos cuantos torii gigantes de piedra, fundado en 1869 como lugar de descanso para las almas de los que murieron en las confrontaciones previas a la restauración Meiji y que por supuesto más tarde se le unirian las almas de los militares de la Segunda Guerra Mundial incluidas las de muchos criminales de guerra.

Yasukuni-jinja temploYasukuni-jinja torii

A decir verdad era un templo muy hermoso, con una amplio muestrario de Ikebana situado en un extremo del mismo, en unos largos pasillos con vitrinas. Tanta naturaleza me dio ganas de dar otro paso, pero no hacia un nuevo templo, sinó hacia el Museo de Ciéncia de Tokyo donde pudé ver prototipos de robots y otras curiosidades que por supuesto mostraré en el siguiente post 😉





Ida hacia Tokyo. Primer día.

18 09 2007

El día que salí de Barcelona a Tokyo fue un día bastante pesado. Mi avión que iba hacia Milán se atraso diez minutos mas no era motivo de preocupación. El vuelo fue agradable y muy rápido, ya en Milán me dispusé a realizar el “check-in” y a confirmar que mis maletas estuvieran facturadas en el aeropuerto de Narita, no vaya a ser que se pierdan por Milán…busqué la puerta de embarque y cuando ya la tuve localizada me fui a comer dos trozos de pizza acompañados de una coca-cola a un precio de 7 euros (recordad esta cifra y lo que comí, porqué la comparativa en Tokyo era..abismal, y no precisamente por ser más caro), ya que aún tenia dos horas de espera por delante.

Al fin a las 15:15p.m pude embarcar hacia el boeing que nos tenia llevar a Tokyo. Por cierto, cuando compréis un vuelo y queráis volar con una compañia de vuelo en concreto como la JAL (Japan Air Lines), si al hacer la compra el billete dice que esta operado por otra compañia, ejemplo: Vuelo con JAL operado por Alitalia , lo que váis a hacer es volar con un avión de Alitalia y pagaréis el billete como si voláseis con JAL. Lo digo para que cuando alguno de vosotros vaya hacia Japón no se le quede la cara de bobo.

jalmilan

Como iba deciendo subí a un boeing gigante y durante el vuelo miré casi toda la filmografia que habia en el avión, Toy Story, Conociendo a los Robinson, etz… y por otra parte mate marcianitos durante al menos un par de horas, mi record estará en estos momentos surcado vete tu a saber que partes del mundo. Un viaje en el cual estuve despierto todo el rato, en la ventanilla (por suerte no tenia a nadie en el medio) y una japonesita en la esquina del pasillo de los tres asientos. UN CONSEJO! Llevad zapatillas de estar por casa, os aseguro que vuestros pies os pedirán aire y movimiento, los japoneses lo hacían y si lo hacen ellos era por algo..(en el viaje de vuelta lo hice y la verdad, muuucho mejor). La comida oriental que me dieron en el avión sinceramente, a mi me gusto y no solo porqué tuviera hambre, sinó porqué es muy diferente a la basura occidental que te suelen poner los de iberia, aunque claro, estamos hablando de un vuelo intercontinental.

Finalmente llegué sin ningún incidente ni turbulencia a Narita, no os podéis imaginar lo que es estar aterrizando y escuchar mientras por el mp3 el tema principal de Densha Otoko, mucha ilusión amigos, mucha alegria ;). Fijáos que al principio del video se puede ver el barrio electrónico de Akihabara, tengo fotos casi exactas de esos frames, las veréis. 🙂

En Narita no tuve ningún problema al recoger mi maleta, y al coger el Keisei Limited Express (a un precio de 1.000Y) ya que estaba muy bien indicado todo. Después de una hora de tren llegue a la estación de Ueno en donde cogi la linea de Ginza hacia la parada de Suehirocho, a unos 5 minutos de allí. Al salir y ver la luz del sol senti un pequeño shock. Madre mia pensé, estoy en medio de Akihabara, yo, mi maleta y mi jetlag asqueroso que me la jugaria un poco más tarde. Estaba muy emocionado mientras paseaba por esas anchas calles sin poder parar de mirar a mi alrededor, pero tenia un objetivo, llegar al hotel Edoya. Con la ayuda de un par de mapas que ya llevaba preparados encontré el hotel en unos diez minutos, esta muy cerca de la parada de metro, aunque nadie me habia dicho que era una cuesta un poco..engorrosa, más que nada por arrastrar la maleta conmigo.

En un muy entendible inglés, una señora muy simpática me recibió y me preguntó mi nombre para poder cobrarme la reserva. Montiel-san le dije XD y con una sonrisa me confirmo mi reserva, pagué y llegué a la habitación que por fortuna estaba cerca de recepción. Allí fue cuando morí encima del futón. Exactamente una hora fue la que estube muerto porqué tuve la precaución de ponerme la alarma. Fue una mala decisión ya que es lo peor que se puede hacer cuando tienes jetlag, cuando desperté era la hora de comer (la hora española) y la verdad no tenia fuerzas para nada, ni para masticar. A pesar de eso me fui a comer una hambuerguesa con mucha desgana pero tenia que comer algo, sinó mi cuerpo no podría aguantar mucho tiempo. Por pura casualidad en el McDonalds al que fuí encontré un par de españoles con los que estuvé hablando y me pusieron un poco al día sobre lo que podría visitar por Tokyo, los precios y demás frikadas importantes ^^.

Esa tarde me volví al hotel ya que no me veia con fuerzas para salir e investigar, me vestí con el “yukata” (es como un quimono sencillo para hombres) para estar cómodo y miré un poco la televisión de mi habitación. En ese momento me fije en que habia valido la pena pagar por esa habitación, era grande, bastante grande para uno solo y el comedor era muy bonito, muy japonés, como queria.

edoya

Hacia las 8 de la tarde me dispusé para cenar en el restaurante del hotel ya que me habían regalado una cena gratis, cual fue mi sorpresa al visualizar una cena tan magnífica, mi apetito se disparó y no pude hacer otra cosa que saborear esos platos tan suculentos. Desde luego en japón saben alegrar el paladar.

comidaedoya

Esa noche dormí como un bebé, feliz y tranquilo, ya estaba en la ciudad de mis sueños.





Ya he vuelto!

18 09 2007

Bueno en realidad volví el pasado miércoles lo que pasa es que entre que tenia que prepararme para la universidad y el jetlag que al parecer me afecta bastante, provocandome un sueño terrible a las 9 de la noche y levantandome bastante temprano, no he tenido muchas ganas de postear, pero ahora ya estoy aquí, dispuesto a contar y mostrar una ciudad única, Tokyo.

Por cierto, consegui poner todas las bolsas en las maletas y lo más curioso, no me pase del peso en el aeropuerto ^^. Claro esta que primero en el hotel quite todos los cartones y plástico que envolvian multitud de regalos. Les encanta envolver de mil y una maneras todo lo que compras, de una manera elegante y bella, vamos que el producto final para el consumidor quede bien adornado. La diferencia es que allí después de desenvolver un regalo todo se recicla sin ningun tipo de excusa. Muy bien hecho 🙂

japonesdurmiendo





Anécdota del noveno día

11 09 2007

La anécdota es que en estas últimas horas de mi viaje tengo un problema antes de coger el avión. Como meto todo esto en la maleta? Dios mio no merezco vivir. XD

compras





Anécdota del octavo día

11 09 2007

Lo divertido de hoy ha sido poder salir con gente que habla tu mismo idioma, y es que esta noche había quedado con unos chicos y una chica de Catalunya que no conocia personalmente. El edificio de Taito era nuestro punto de encuentro y desde allí hemos ido a cenar a un sitio donde hacian un pollo con curry buenísimo. Al salir nos hemos encontrado con un pequeño evento de karaoke y por supuesto hemos grabado un video y hemos disparado las fotos de rigor a la chica que cantaba.

El ruido de las máquinas recreativas nos llamaba y es que había que echar unas partiditas, cosa que por supuesto hemos hecho, mención a parte del japonés viciado que nos mataba al Street Fighter sin dejarnos apretar ni un solo botón, una persona digna de estudio desde luego. Y finalmente hemos acabado en un Karaoke haciendo el payaso y tomando sake, o eso nos han dicho. ¿No? Ha sido una noche fantástica, un abrazo a los tres!

taitorosakaraokeakibadavidmarcxessygrupakihabara