Primer día en Tokyo

3 09 2007

Como comenzar? Es más, como puedo estar escribiendo esto si apenas hace una hora pensava que me moría en medio de Akihabara después de comer una hamburguesa servida por una chica (de 40 años) del McDonalds.

Todo este viaje se ha iniciado a las 6 de la mañana del día 2 de septiembre en Barcelona, me he levantado y hacia el aeropuerto: facturar, cachear, embarcar y volar. Venga hacia Milán! He llegado a las 11 y poco más y a las tres de la tarde he cogido el avión que me llevaria a mi destino: Tokyo. Durante el vuelo no he conciliado el sueño, ni tan siquiera diez minutos, eso si, soy el más cinéfilo de todo el avión, es más! me he pasado el televideojuego de la pantallita del avión: Invasión (parecido al Space Invaders), toda una proeza por supuesto😉.
Total, he llegado a Tokyo a las 9:44 de la mañana, bien temprano y he cogido el Keisei Limited Express hasta Ueno y de allí a Suehirocho (Ginza Line), en ningún momento he tenido ningún problema, lo único ha destacar ha sido la “simpática subidita” que no sabia que existia desde la parada hasta el hotel. He llegado a la recepción rebosante de generosidad aromática, porqué también hay que comentar que la humedad aquí tiene lo suyo..

Al fin me han dado la llave de mi habitación, no sin antes asustarme muy seriamente porqué la señora simpática de la recepción me ha pedido el pasaporte para hacer una fotocópia y no encontraba el pasaporte, y es que se me habia escurrido entre el periódico el muy viajero. Durante este momento de sudor frío me han pasado mil y una imágenes de sufrimiento sobre “como disfrutar de la pérdida de tu pasaporte el primer día!”. Por fortuna no ha sido así.

Como decia, me he dirigido a la habitación y oh señores/as, que bello, que armonioso, me ha dado tanto gusto que me espachurrado encima del futón solo verlo y por supuesto no ha sido una buena idea. Después de destrozar esa fantástica armonia con mi ropa y demás enseres he decidido dormir una hora en el futón ya que llevaba muchas horas sin dormir (y aún no he dormido) y por supuesto ha sido una mala idea, y es que a quién se le ocurré dormir una hora para después querer levantarse? Pues a un servidor. Al levantarme ya no estaba cansado, estaba como muerto, como zombi, mi estomago me rugia y me dolia ya que aún no habia comido después del desayuno.
He hecho un esfuerzo colosal y he cargado el sueño y el dolor de estomago a la espalda, he pensado, “quizá si como algo se me pasa..” (aunque no tenia hambre habia que comer algo). No tenia muchas ganas de buscar un sitio japonés ya que apenas caminaba, me arrastraba. He entrado en un mcdonalds para coger una hamburguesa, una cocacola y olvidarme del dolor y el sueño, pero no ha sido así.
La hamburguesa no me ha respondido como yo esperaba y la cocacola ni os cuento. Por fortuna me he encontrado unos chicos de Madrid y hemos estado hablando un rato, ellos ya son veteranos en japón y me han estado explicando que vienen de Kyoto y que básicamente estarán por aquí un par de días para hacer unas compras. Muy majos vaya. Después de esta pequeña comida y conversación he decidido marcharme al hotel ya que no me sentia con fuerzas para ir hasta el centro de Akihabara, lugar que tenia más a mano.

En fin, mañana será otro día!


Acciones

Information

One response

6 09 2007
ipae

Que ganas tengo de poder hacer lo mismo que tú, y espanzurrarme en un futón.

Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: